A San Fermín venimos

 

Un año más, Pamplona se prepara para celebrar una nueva edición de sus Sanfermines, que, por extensión, son nuestros Sanfermines. Una fiesta que descubriera para el Mundo Ernest Hemingway en su obra “Fiesta”, publicada en 1925, cuando, tras visitar la ciudad, el escritor estadounidense quedara enamorado de una fiesta, desconocida entonces para el resto del Planeta, y que, de su mano, habría de convertirse en la que, quizás, es la celebración más internacional de la llamada “Piel de Toro”.

Efectivamente, se puede decir que los Sanfermines son la fiesta española más conocida fuera de nuestras fronteras, identificándose a la perfección con los típicos y los tópicos más profundos de nuestra España: toros, música, fiesta, buen vino, buen comer y, sobre todo, noches infinitas y mañanas de resacas descomunales. Típicos y tópicos que enamoraron a Hemingway, vividor por excelencia (en el buen sentido de la palabra) que recorrió el mundo en busca de aventuras y experiencias, en busca del buen vivir, algo que encontró en Pamplona de la mano de sus Sanfermines, una fiesta que no hubiese pasado de ser una celebración local más en un país tercermundista como lo era la España decimonónica, terreno reservado sólo para bohemios enamorados de aventuras fuertes que alternaban sus estancias en el París de principios de siglo con escapadas a los lugares más inóspitos para la mentalidad de la época, entre los que, desde luego, se encontraba España.

Hemingway puso a Pamplona en el mapa y, tras su senda, llegaron al, por aquel entonces, “villorrio” intelectuales, actores y actrices, bohemios de todo pelo y personajes glamourosos que buscaban las emociones fuertes que les anunciara el escritor norteamericano, emociones de adrenalina que les sacaran de sus letargos bohemios y los elevaran a niveles de sublimación plástica, algo que sólo una fiesta en la que el toro y su mitológica fuerza como protagonistas podían conseguir, elementos que siguen atrayendo a la capital navarra a miles de turistas cada año como reclamos mágicos que, cada 6 de julio, elevan los niveles de adrenalina en un “Chupinazo” que, invariable, se repite a las 12 en punto para abrir la Caja de Pandora de lo imprevisible que se encierra en los corrales de la Cuesta de Santo Domingo y que se desparramará, durante una semana, de forma puntual, a las 8 de cada mañana, por las calles pamplonicas a través de un recorrido en el que la tensión, la emoción y el riesgo se adueñan de los “mozos” y de quienes contemplan el serpentear rojo y blanco de sus atuendos corriendo delante de una manada de poderosos morlacos cuyos derrotes pueden teñir de tragedia una fiesta que, periódicamente, se cobra su tributo de sangre y dolor, algo que, paradójicamente, la dota de un encanto salvaje que, año tras año, alimenta y acrecienta su primitivo atractivo.

Y es que los Sanfermines, aunque, su origen conocido se remonta a la Edad Media, responden a la perfección a ese gusto ibérico y, por lo demás, mediterráneo, por ese animal mitológico que es el toro, símbolo de fuerza y poder natural al que medirse en una ceremonia en la que la vida de uno de los contendientes es la ofrenda. Tal vez sea eso que se encierra en lo más profundo del Ser Humano, esa atracción por el riesgo y la fuerza de la naturaleza encarnados en el toro, el animal mitológico por excelencia en el que se resumen todos los anhelos humanos desde la noche de los tiempos, lo que atrae cada año a miles de turistas a visitar Pamplona durante los Sanfermines, una cita anual en la que lo poético y lo mitológico, y, por supuesto, lo prosaico se reúnen en una orgía de sensaciones en la que, muchas veces, el toro es simplemente una excusa para evadirse.

Efectivamente, si algo atrajo sobremanera a Hemingway e hizo que esta fiesta tuviera la proyección internacional de la que hoy goza, fue y es esa mezcla entre mitología y popularidad, una fiesta de hondas raíces culturales que se pierden en la noche de los tiempos de la Humanidad que sobrevive gracias a su carácter eminentemente popular, de pasiones desenfrenadas y descontroladas que durante una semana tienen rienda suelta por las calles de Pamplona, una semana en la que, para muchos que la visitan, las celebraciones taurinas son algo secundario, solapadas por las ganas de diversión desbocada que promete la ciudad durante los Sanfermines. Ríos de alcohol, de comida, noches sin fin y, sobre todo, fiesta, mucha fiesta, son los atractivos de una ciudad que se transforma en un romático caos durante San Fermín, toda una experiencia para los sentidos de los amantes de las fiestas más populares, fiestas que, en numerosos casos, han adoptado diversos aspectos de las celebraciones pamplonicas, con más o menos fortuna según los casos, menos que más en la mayoría, ya que poner unos toros y unas vaquillas por las calles en verano olvidando el espíritu de los Sanfermines resulta muchas veces patético si se ha estado en Pamplona alguna vez.

Un año más, el espíritu de Hemingway vuelve a las calles de Pamplona, al que muchos de sus visitantes pretenderán emular, recorriendo los lugares comunes de su obra, intentando con ello reproducir las sensaciones tan poderosas que hicieron que el escritor estadounidense se enamorara de esta fiesta única, tan llena de fuerza, de poder y de sentimiento popular que, seguro, tras el “Chupinazo”, volverá a enamorar a unos cuantos viajeros más que no podrán dejar de volver a una ciudad que, año tras año, crea y alimenta nuevos mitos alrededor de su icono más mágico que descubiera para el Mundo Ernest Hemingway: el toro.

Las mejores aplicaciones para viajes largos

Cuesta mucho pensar en cosas negativas y que no nos gusten de las vacaciones, ya que es una época que el 100% de la población esperamos con ansia durante todo el año. Esos lugares paradisíacos de relax, tranquilidad, fiestas, amigos, familia…

El problema viene que, para llegar a esos lugares tan deseados, muchas veces te ves obligado a tener que realizar viajes muy largos, ya sea en tren, avión, autobús, coche…

Aunque en la actualidad, gracias a la tecnología ya no tienes por qué sufrir por esas interminables esperas, así que hoy vengo a traerte aplicaciones para viajes largos cuando vas de vacaciones ¡Se acabaron las esperas!

Aplicaciones para viajes largos por género

  1. Juegos para el móvil, todo un clásico

    De la misma manera que preparas tus viajes largos con neveras para el coche, reposacabezas y demás accesorios para viajar, ahora tienes la posibilidad de hacerlo también con las aplicaciones para tus dispositivos.

    ¿Qué puedo decirte de los juegos para móvil que no sepas ya? Los hay de tantos géneros y son tan adictivos que me daría para hacer cientos de entradas al blog.

    En mi opinión, creo que los juegos que mejor encajan son los sencillos y muy adictivos, así que aquí tienes 3 de ellos que cumplen estos requisitos con creces:

    Don’t tap the white tile

    Es un juego muy rápido y con el que se te pasarán las horas volando. Una catarata de teclas de piano fluirá por la pantalla. Para no perder, deberás pulsar todas las teclas negras e ir evitando las blancas. Si consigues ir al ritmo de cada desafío, de fondo escucharás la canción que tú mismo estás tocando con el piano. Echa un vistazo a este vídeo y comprenderás por qué la app tiene más de 50 millones de descargas en Google Play y otro tanto en iTunes.

    Dots: para conectar sin parar

    Tienes que unir la mayor cantidad de puntos del mismo color, en cualquier dirección. Puedes jugar con tiempo, movimientos limitados/infinitos, desafiar amigos… Tuvo tanto éxito que incluso tiene su propia secuela, llamada Two Dots. Puedes descargar ambas para Google Play e iTunes.

    Zombie Tsunami

    Un zombie muy amistoso recorre las calles en busca de sus víctimas. Cuantos más humanos come, el ejército de zombies crecerá y podrás llegar más lejos. El objetivo principal es ir saltando con ese ejército para no caer al vacío, además de sortear diferentes obstáculos. Además, tendrás más desafíos a medida que ganes experiencia.

    El juego es gratuito tanto para iOs como Android.

  2. Series y películas

    Estoy casi seguro de que después de un buen rato de jugar con el móvil, tu batería se va a resentir y mucho. Para ello, puedes hacer como yo y comprar una batería externa de emergencia.

    Otra muy buena opción es ponerte un capítulo de tu serie favorita o visualizar alguna película entretenida. Para ello, puedes utilizar diferentes reproductores de vídeo que son compatibles prácticamente con cualquier formato, como es el caso de VLC para Android y la misma versión para iOS en la tienda de iTunes.

    Otra opción que también está haciéndose muy famosa es utilizar la app Popcorn Time, con la que podrás ver películas y programas al instante.

  3. Libros y app de lectura

    Otro clásico entre las aplicaciones para viajes largos son las típicas que te permiten leer libros o incluso escuchar audiolibros. Como sabrás, existen unos dispositivos especiales que facilitan la lectura, los e-books.Las mejores app que puedes encontrar son estas:

    Aldiko Book Reader

    Una muy buena aplicación que cuenta con más de 10 millones de descargas y presenta muchas posibilidades de personalización a la hora de leer: tamaño de texto, fondo, imágenes, alineación, modos de luminosidad y nocturnos para no dañar a la vista, etc.

    Moon Reader

    Otra que cuenta con constantes actualizaciones para añadir más libros a su biblioteca y mayores posibilidades de personalización para el usuario. La característica más distintiva es que está conectada con la aplicación Calibre, de modo que puedes sincronizar la biblioteca con Moon Reader.

      • Música local en tu dispositivo: Guarda en la biblioteca toda la música que necesites y accede a ella en cualquier momento, sin necesidad de conexión a Internet.
      • Música en streaming: La app más importante en esta sección es, obviamente, Spotify, debido a que tiene gran cantidad de listas de reproducción y es capaz de hacerte que te dejes llevar con sus recomendaciones. Incluso Napster está teniendo también más influencia en el caso de la música online.
      • Radio: Aunque esta opción es más complicada debido a diferentes señales de cobertura, la radio te ofrece gran variedad de programas y entretenimiento.

4. Música

Si la lectura era clásica entre las aplicaciones para viajes largos, la música ya ni te cuento. Es la opción más recurrida por muchos, ya que te otorga tantas horas como quieras de entretenimiento. Eso sí, no olvides unos auriculares o unos buenos cascos para no molestar al resto de viajeros. ¿De qué maneras puedes acceder a la música?

5. Mapas y GPS

Para evitar las típicas preguntas de “¿cuánto falta?, ¿hemos llegado ya?” lo mejor que puedes hacer es consultar los mapas y GPS que vienen integrados en tus dispositivos. De esta manera, no tendrás que molestar al conductor cada 2 segundos. Una de las tiendas más famosas de GPS es la de Tomtom, donde puedes descargar su app o actualizar tus mapas.

6. Mensajería instantánea y Redes Sociales

Tenemos la cultura de las redes sociales tan arraigada que podemos pasar horas en ellas y sin darnos cuenta.

Whatsapp, Line, Telegram, Facebook, Twitter, Google+, Instagram, Vine, Snapchat… y así con una interminable lista. Puedes utilizarlas para contar a todos el viaje tan entretenido que estás pasando o para presumir de las vacaciones tan increíbles que te esperan.

Las horas y horas de entretenimiento que tenemos a nuestras manos gracias a los avances en tecnología es un beneficio del que podemos sacar grandes provechos. ¿De qué manera te entretienes tú? ¿Cuáles son tus aplicaciones para viajes largos esenciales?

Además, tampoco te puedes perder durante el viaje las mejores app para que los niños se diviertan aprendiendo idiomas y vayan entretenidos.

Destinos de interior: Cazorla

Si hace unos días nos referíamos a Castril de la Peña como destino de interior para preparar nuestras próximas vacaciones, no salimos de Andalucía y ahora nos vamos a Cazorla, localidad de la provincia de Jaén más conocida por su Sierra que por los encantos que esta población en si misma ofrece al viajero.

Si has seguido nuestra recomendación de visitar Castril de la Peña, desde esta misma población granadina puedes llegar a la población de Cazorla, apenas 70 km de distancia entre ambas recorriendo los parajes más bellos del norte de Andalucía entre pinares, sierras y valles que se alternan entre almendros y olivares que nos ilustran sobre la riqueza natural que nos acompaña durante el trayecto.

Llegados a Cazorla, lo primero que haremos será tomar posesión de nuestro alojamiento, y nada mejor para ello que hacerlo en uno de los tantos hoteles rurales o casas rurales con que cuenta la localidad, sea en su casco urbano, sea en sus encantadores alrededores. Te recomendamos visitar nuestra página especializada en hoteles y alojamientos, en la que encontrarás opiniones, valoraciones de los usuarios, comparativas de precios y, desde luego, los mejores precios para reservar tu hotel o casa rural en Cazorla.

Una vez aposentados en nuestro alojamiento, lo mejor es recorrer las calles de Cazorla para dirigirnos a algún restaurante local en el que disfrutar y gozar de la gastronomía local. Y es que restaurantes en Cazorla no te van a faltar, especializados todos ellos en la cocina más tradicional de Jaén, muy similar, como podrás comprobar, a la que dejamos atrás en el Altiplano de Granada. Así, la carne de caza procedente de la Sierra, la harina, legumbres, hortalizas y la pesca procedente de los paraísos fluviales que rodean a Cazorla, de los que la trucha es la reina, se combinan para dar lugar a todo un espectáculo culinario que primero entra por la vista para elevar, después, a nuestro paladar a niveles rayanos en lo espiritual, como ocurre con las todopoderosas “gachasmigas”, los deliciosos “maimones” o el exquisito “rin-ran”, platos siempre elaborados con los ingredientes más naturales y tradicionales que proporciona el entorno natural de Cazorla, entre los que destaca, sin duda, el oro verde que es el aceite de oliva y que en ningún otro lugar como en la provincia de Jaén podrás degustar.

Una vez que hemos llenado el estómago y relajado el espíritu con la generosa cocina de Cazorla, hay que disponerse a recorrer las calles y callejuelas de la población, un delicioso callejear por entre cuestas y revueltas adornadas por las blancas fachadas engalanadas de geranios tan típicas en los pueblos blancos de Andalucía, callejear que nos conducirá a la refrescante Fuente de las Cadenas, la cual nos proporcionará un buen trago de agua fría llena de Historia y en homenaje de Felipe II, construida en 1605, de estilo barroco y en la que se puede leer la inscripción en homenaje al Monarca fallecido unos años antes “DEO OPTM MAX F – REGE PHILIPO HISPANIARUM CATHOLYCO – CAROLI IMP AUGVSTI FILIO”, jalonada ella por dos escudos de la población.

Y es que, si de Historia hablamos, Cazorla destaca sobremanera, especialmente durante el siglo XVI, siglo de esplendor para esta Villa que adquiriera tal título años atrás, esplendor que, cómo no, motivó tensiones entre familias de Señores para hacerse con el Señorío, en concreto entre la Mitra toledana, titular del Señorío desde su formación, y los Marqueses de Camarasa, pugna que finalmente se resolvió en favor de los toledanos que llevaron a cabo una profunda transformación urbanística de la Villa, destacando en esa transformación la creación de los conventos de San Francisco, El Carmen y La Merced, lugares que nos hablan de un pasado glorioso y que se suman a otros monumentos llenos de Historia y de visita obligada en Cazorla: el Castillo de la Yedra (el cual domina toda la Villa de forma señorial y poderosa), el Castillo de Salvatierra o de las “Cinco Esquinas”, el Convento San Juan de la Penitenciería, la Iglesia del Carmen, el Monasterio de Montesión, la Iglesia Santa María (situada junto a la Fuente de las Cadenas), el Palacio de la Vicaría, la Casa Palacio de Las Cadenas y un largo etcétera de lugares históricos que harán las delicias de los amantes de la Historia.

Pero Cazorla ofrece mucho más que monumentos históricos que visitar y contemplar, ya que su vida cultural sorprende al visitante. Efectivamente, el “Museo de Artes y Costumbres Alto Guadalquivir”, el “Centro de Interpretación Torre del Vinagre”, el “Centro de Interpretación Ibérico Torres Medievales Peal de Becerro”, la “Cámara Sepulcral Ibérica Toya”, así como el “Museo Etnográfico del Parque Natural” son ejemplos de lo que indicamos, a los que debemos añadir las manifestaciones culturales multitudinarias que tienen lugar en Cazorla y que la llenan de vida, como es el caso de:

“Festival Internacional de Teatro de Cazorla”: que en noviembre de este año celebrará su XV edición, con nombres tan ilustres en sus diferentes ediciones como los de Adolfo Marsillach, “Tricicle”, Lola Herrera, Nuria Espert, Rafael Álvarez “El Brujo”, Yllana, Berta Riaza, Agustín González, Awner, Juan Luis Galiardo, y un largo etcétera que han ido dando prestigio internacional a este certamen, prestigio y renombre que también han ido adquiriendo, de forma paralela, las manifestaciones teatrales alternativas y callejeras que llenan de vida las calles de Cazorla durante la celebración del Festival.
“BluesCazorla”: desde 1994 se viene celebrando en Cazorla este festival de “blues”, año desde el cual se han dado cita en esta población más de 100 bandas internacionales con nombres tan emblemáticos como los de Otis Grand, Carvin Jones, Gary Primich, Mayall, Buddy Guy, Mick Taylor, Canned Heat y un largo etcétera de artistas que cada año se congregan en Cazorla a finales del mes de julio para disfrutar de la mejor música en el mejor ambiente.
“La Noche de la Tragantía”: fundada en el mito de la “mujer serpiente”, durante la noche de San Juan tiene lugar esta celebración en la que las calles de Cazorla, durante unas cinco horas, se llenan de música y danzas, teatro y animación, gastronomía y mercadillos, con lo que los habitantes de Cazorla rememoran un mito íntimamente ligado a esta localidad.
Las fiestas cazorleñas: desde San Antón, a la Semana Santa y pasando, cómo no, por las fiestas patronales de Cazorla (“Feria y Fiestas Mayores en Honor al Santísimo Cristo del Consuelo”) que tienen lugar en septiembre, Cazorla es una explosión de fiestas populares a lo largo del año, por lo que cualquier época del año es buena para escaparse a esta localidad y disfrutar de sus fiestas populares.