Destinos de interior: Cazorla

Si hace unos días nos referíamos a Castril de la Peña como destino de interior para preparar nuestras próximas vacaciones, no salimos de Andalucía y ahora nos vamos a Cazorla, localidad de la provincia de Jaén más conocida por su Sierra que por los encantos que esta población en si misma ofrece al viajero.

Si has seguido nuestra recomendación de visitar Castril de la Peña, desde esta misma población granadina puedes llegar a la población de Cazorla, apenas 70 km de distancia entre ambas recorriendo los parajes más bellos del norte de Andalucía entre pinares, sierras y valles que se alternan entre almendros y olivares que nos ilustran sobre la riqueza natural que nos acompaña durante el trayecto.

Llegados a Cazorla, lo primero que haremos será tomar posesión de nuestro alojamiento, y nada mejor para ello que hacerlo en uno de los tantos hoteles rurales o casas rurales con que cuenta la localidad, sea en su casco urbano, sea en sus encantadores alrededores. Te recomendamos visitar nuestra página especializada en hoteles y alojamientos, en la que encontrarás opiniones, valoraciones de los usuarios, comparativas de precios y, desde luego, los mejores precios para reservar tu hotel o casa rural en Cazorla.

Una vez aposentados en nuestro alojamiento, lo mejor es recorrer las calles de Cazorla para dirigirnos a algún restaurante local en el que disfrutar y gozar de la gastronomía local. Y es que restaurantes en Cazorla no te van a faltar, especializados todos ellos en la cocina más tradicional de Jaén, muy similar, como podrás comprobar, a la que dejamos atrás en el Altiplano de Granada. Así, la carne de caza procedente de la Sierra, la harina, legumbres, hortalizas y la pesca procedente de los paraísos fluviales que rodean a Cazorla, de los que la trucha es la reina, se combinan para dar lugar a todo un espectáculo culinario que primero entra por la vista para elevar, después, a nuestro paladar a niveles rayanos en lo espiritual, como ocurre con las todopoderosas “gachasmigas”, los deliciosos “maimones” o el exquisito “rin-ran”, platos siempre elaborados con los ingredientes más naturales y tradicionales que proporciona el entorno natural de Cazorla, entre los que destaca, sin duda, el oro verde que es el aceite de oliva y que en ningún otro lugar como en la provincia de Jaén podrás degustar.

Una vez que hemos llenado el estómago y relajado el espíritu con la generosa cocina de Cazorla, hay que disponerse a recorrer las calles y callejuelas de la población, un delicioso callejear por entre cuestas y revueltas adornadas por las blancas fachadas engalanadas de geranios tan típicas en los pueblos blancos de Andalucía, callejear que nos conducirá a la refrescante Fuente de las Cadenas, la cual nos proporcionará un buen trago de agua fría llena de Historia y en homenaje de Felipe II, construida en 1605, de estilo barroco y en la que se puede leer la inscripción en homenaje al Monarca fallecido unos años antes “DEO OPTM MAX F – REGE PHILIPO HISPANIARUM CATHOLYCO – CAROLI IMP AUGVSTI FILIO”, jalonada ella por dos escudos de la población.

Y es que, si de Historia hablamos, Cazorla destaca sobremanera, especialmente durante el siglo XVI, siglo de esplendor para esta Villa que adquiriera tal título años atrás, esplendor que, cómo no, motivó tensiones entre familias de Señores para hacerse con el Señorío, en concreto entre la Mitra toledana, titular del Señorío desde su formación, y los Marqueses de Camarasa, pugna que finalmente se resolvió en favor de los toledanos que llevaron a cabo una profunda transformación urbanística de la Villa, destacando en esa transformación la creación de los conventos de San Francisco, El Carmen y La Merced, lugares que nos hablan de un pasado glorioso y que se suman a otros monumentos llenos de Historia y de visita obligada en Cazorla: el Castillo de la Yedra (el cual domina toda la Villa de forma señorial y poderosa), el Castillo de Salvatierra o de las “Cinco Esquinas”, el Convento San Juan de la Penitenciería, la Iglesia del Carmen, el Monasterio de Montesión, la Iglesia Santa María (situada junto a la Fuente de las Cadenas), el Palacio de la Vicaría, la Casa Palacio de Las Cadenas y un largo etcétera de lugares históricos que harán las delicias de los amantes de la Historia.

Pero Cazorla ofrece mucho más que monumentos históricos que visitar y contemplar, ya que su vida cultural sorprende al visitante. Efectivamente, el “Museo de Artes y Costumbres Alto Guadalquivir”, el “Centro de Interpretación Torre del Vinagre”, el “Centro de Interpretación Ibérico Torres Medievales Peal de Becerro”, la “Cámara Sepulcral Ibérica Toya”, así como el “Museo Etnográfico del Parque Natural” son ejemplos de lo que indicamos, a los que debemos añadir las manifestaciones culturales multitudinarias que tienen lugar en Cazorla y que la llenan de vida, como es el caso de:

“Festival Internacional de Teatro de Cazorla”: que en noviembre de este año celebrará su XV edición, con nombres tan ilustres en sus diferentes ediciones como los de Adolfo Marsillach, “Tricicle”, Lola Herrera, Nuria Espert, Rafael Álvarez “El Brujo”, Yllana, Berta Riaza, Agustín González, Awner, Juan Luis Galiardo, y un largo etcétera que han ido dando prestigio internacional a este certamen, prestigio y renombre que también han ido adquiriendo, de forma paralela, las manifestaciones teatrales alternativas y callejeras que llenan de vida las calles de Cazorla durante la celebración del Festival.
“BluesCazorla”: desde 1994 se viene celebrando en Cazorla este festival de “blues”, año desde el cual se han dado cita en esta población más de 100 bandas internacionales con nombres tan emblemáticos como los de Otis Grand, Carvin Jones, Gary Primich, Mayall, Buddy Guy, Mick Taylor, Canned Heat y un largo etcétera de artistas que cada año se congregan en Cazorla a finales del mes de julio para disfrutar de la mejor música en el mejor ambiente.
“La Noche de la Tragantía”: fundada en el mito de la “mujer serpiente”, durante la noche de San Juan tiene lugar esta celebración en la que las calles de Cazorla, durante unas cinco horas, se llenan de música y danzas, teatro y animación, gastronomía y mercadillos, con lo que los habitantes de Cazorla rememoran un mito íntimamente ligado a esta localidad.
Las fiestas cazorleñas: desde San Antón, a la Semana Santa y pasando, cómo no, por las fiestas patronales de Cazorla (“Feria y Fiestas Mayores en Honor al Santísimo Cristo del Consuelo”) que tienen lugar en septiembre, Cazorla es una explosión de fiestas populares a lo largo del año, por lo que cualquier época del año es buena para escaparse a esta localidad y disfrutar de sus fiestas populares.

Published by